La Policía de la Ciudad detuvo a un delincuente de 34 años, de nacionalidad peruana, y desbarató el inmueble que utilizaba en el barrio de Nueva Pompeya como depósito de celulares robados, los cuales eran desbloqueados y vendidos en el mercado ilegal.



Personal del Departamento Despliegue Intervenciones Rápidas y Servicios Especiales (DIRSE), que se encontraba realizando tareas de despliegue territorial en jurisdicción de la Comisaría Vecinal 4 B, observó un sospechoso intercambio de celulares entre dos personas, en la intersección de las calles Falucho y Beazley.

 

Ante esta situación, los oficiales les dieron a los sujetos la voz de alto para identificarlos, pero los involucrados se dieron rápidamente a la fuga hacia distintas direcciones.

 

Los efectivos de la fuerza porteña lograron reducir a uno de ellos cuando ingresaba en un domicilio de la calle Falucho al 100.

 

Dentro del lugar y, con la presencia de dos testigos, se lo requisó encontrando en su poder cinco teléfonos celulares.

 

El Juzgado Federal Número 12, a cargo del doctor Ariel Lijo y ante la Secretaría 23 de la doctora Kohen, dispuso la detención del imputado, como así también la requisa del domicilio, en el cual los oficiales hallaron 125 dispositivos, 4 netbooks, 5 tablets, herramientas para el desarme de equipos, 100 módulos de celulares, 35 baterías, 17 chips y 3.000 pesos.

Todos los elementos encontrados fueron incautados y trasladados al laboratorio para ser peritados.