Tres detenidos y maquinaria secuestrada para adulterar celulares en inspecciones en Balvanera y Flores


 

La Policía de la Ciudad detuvo en las últimas horas a tres hombres por adulterar y comercializar teléfonos celulares denunciados como robados, en el marco de inspecciones realizadas en locales de los barrios de Balvanera y Flores.


Personal de las Divisiones Operaciones Especiales Requeridas por el Ministerio Público e Investigaciones Delictivas de la Policía de la Ciudad encabezó procedimientos a siete comercios junto a la Agencia Gubernamental de Control (AGC) y la Dirección General de Coordinación Operativa, dependiente de la Subsecretaría de Seguridad Ciudadana.



En Balvanera, los oficiales llegaron a cuatro locales. En el primero, ubicado en la avenida Rivadavia al 2900, los efectivos identificaron a un hombre argentino y hallaron un celular denunciado como robado al Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM) y 422 repuestos sin tener la documentación respaldatoria. La AGC procedió a clausurarlo.



A una cuadra de allí, los inspectores llegaron a un comercio que tenía como responsable a un hombre argentino y encontraron 4 equipos denunciados como robados y también se estableció su cierre.



En los otros dos locales, se no hallaron celulares irregulares, aunque en uno de ellos la AGC procedió a la intimación por desperfectos en la instalación eléctrica.



En Flores, los inspectores visitaron tres locales. En uno de ellos, en Yerbal al 2400, se detuvo a un hombre por tener 5 equipos con denuncias por robo y 78 sin documentación, además de 258 repuestos ilícitos. 



Al llegar a la avenida Rivadavia al 7000, los inspectores se encontraron con un negocio que se dedicaba a adulterar teléfonos y tenía maquinaria para cambiarles su identificación. Aquí, se incautaron las herramientas, 16 teléfonos con denuncias, 98 sin papeles y 393 accesorios. Se detuvo al responsable y la AGC lo clausuró, al igual que el local anterior.



También se llegó a un comercio de avenida Rivadavia al 6700, donde se notificó a un vendedor de 40 años y los inspectores le realizaron una intimación administrativa por ciertas irregularidades.


Al consultar con el Juzgado Federal Número 11, a cargo del doctor Julián Ercolini y ante la Secretaria 21 de la doctora Lorez Arnaiz, se procedió al traslado de los detenidos y al secuestro de todo el material hallado.