La línea H del Subte recuerda a las Víctimas de Cromañon


p/ La Región.- La Línea H del subte de la ciudad nos lleva de Parque Patricios hacia el centro y nos conecta con otras líneas. Por eso, día a día miles de vecinos usuarios de ese transporte recorren las distintas estaciones.

Hace ya tres años que, con una acertada decisión, la Legislatura porteña sancionó una ley en segunda lectura. Por la misma, «la estación de la línea H del transporte subterráneo de pasajeros de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires pasó a denominarse “Once – 30 de diciembre”, en homenaje a las víctimas de la tragedia ocurrida en el local bailable «República Cromañón» a diez años del suceso que conmovió al país».

El luctuoso suceso, producto de la inconciencia  de unos y de la irresponsabilidad de otros, debe ser un mojón de advertencia, un antes y un después de un hecho que conmocionó a centenares de familias. Debemos recordarlo porque no aprendimos. Aún a pesar de lo pasado, se siguen viendo conductas riesgosas que podrían provocar otra tragedia.

Ojalá que la intención de este recordatorio haya sido efectiva y logre que reflexionemos y nos hagamos responsables de nuestras conductas

La norma que recuerda a las víctimas fatales de la noche del 30 de diciembre de 2004 que se encontraban dentro del local bailable situado en Bartolomé Mitre al 3000 del barrio de Balvanera, fue impulsada por los diputados Marcelo Ramal, Alejandro Bodart y Gustavo Vera. Aprobada en forma inicial el 6 de noviembre de 2014, fue debatida en Audiencia Pública el 10 de marzo pasado con la participación de familiares de las víctimas.

Fundamentos
A fines de diciembre de 2004, más de 4 mil jóvenes se congregaron en el boliche “República Cromañón” cercano a la estación Once de la Línea H de subtes, para asistir a la presentación de la banda de rock “Callejeros”. En el inicio del recital se incendió el local, luego de la utilización de un elemento de pirotecnia que impactó en una media sombra altamente inflamable que se encontraba en el techo. La evacuación del lugar no pudo realizarse de manera exitosa por una confluencia de factores que provocaron la muerte de 194 jóvenes. Además 1432 personas resultaron heridas, y cientos de ellas todavía sufren las secuelas físicas y psíquicas del incendio. Entre los fundamentos de la iniciativa uno de los autores, Bodart, consideró: «Tenemos que entender que la vida de las personas está por sobre las ganancias económicas de algunos sectores».


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.