Levantan los puestos fijos que tenía Prefectura en la Ciudad


La queja se repite en varios barrios porteños: muchos puestos fijos que tenía Prefectura ya no están y los vecinos denuncian un aumento de los casos de inseguridad. Desde el Gobierno explican que los agentes están realizando operativos móviles en distintos puntos de la Ciudad y del GBA, en conjunto con Gendarmería, la Metropolitana y la Bonaerense, entre otras Fuerzas.

Según pudo saber Clarín, los movimientos comenzaron luego del traspaso de parte de la Policía Federal a la órbita del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. La medida fue anunciada a principios de este año e incluyó principalmente a los agentes de todas comisarías porteñas. La contracara de esa resolución fue sacar de zonas calientes a Prefectura y Gendarmería.

Uno de los barrios más afectados por los cambios es Barracas, donde se habían colocado garitas con puestos fijos en Iriarte y Vélez Sarsfield; Alvarado y Luna; Zepita y Agustín Magaldi; y en la plaza de San Antonio y Santo Domingo, entre otros lugares. Clarín confirmó que todos fueron levantados. En reacción a esa medida, ayer a la noche unos 200 vecinos cortaron la esquina de Iriarte y Vélez Sarsfield para exigir que la Prefectura regrese al barrio.

Además ya no hay controles en tres accesos que unen el sur del Conurbano con la Capital Federal: el puente Victorino de la Plaza; y el nuevo y el viejo puente Pueyrredón.

Prefectura también tenía presencia en barrios conflictivos de la zona sur de la Ciudad. Allí tampoco los volvieron a ver. “Nos sacaron los puestos fijos que tenía en las paradas de colectivos y en los accesos de entrada al barrio. Ahora salir a trabajar a la mañana, cuando todavía no aclaró, es una odisea, porque hay ‘paqueros’ que roban a los que salen a ganarse el mango”, resaltó a Clarín Leticia, una empleada doméstica que vive en la villa 21 de Barracas.

De acuerdo a un informe realizado por el Ministerio de Seguridad de la Nación, ahora los “operativos de saturación” van mutando todas las semanas por distintos puntos. Los lugares de control se trasladan en “función de objetivos estratégicos y para evitar previsibilidad y controles estáticos”.

El secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco, señaló: “Realizamos operativos de saturación con puntos móviles en distintas zonas del Conurbano y en la Ciudad de Buenos Aires, dando respuestas inteligentes, no llenando de efectivos sin sentido, pero sí teniendo personal donde tiene que estar y generando resultados concretos”. Según las estadísticas oficiales, durante mayo y junio, los procedimientos terminaron con 312 detenidos y 248 vehículos secuestrados.

Fuentes consultadas ayer por Clarín contaron que muchos de los prefectos que sacaron de los puestos fijos regresaron a su lugar de origen y otros fueron derivados a territorio bonaerense. “La idea es que a fin de año no quede ninguno en la Ciudad”, explicaron.

En la zona norte de la Capital fueron retirados los puestos de Libertador y General Paz (mano a Capital y a Provincia); el de Udaondo y Figueroa Alcorta, y el de Dorrego y Figueroa Alcorta, entre otros.

Por su parte, fuentes de Gendarmería aseguraron que varios puntos de control fueron modificados. En los barrios de Villa Soldati y Barrio Illia (dentro de la Villa 1-11-14) trasladaron los puestos pero mantuvieron el número de agentes.

Fuente: Clarín

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.