Policiales: Causa consternación el crimen del Prefecto ocurrido en Barracas

Policiales: Causa consternación el crimen del Prefecto ocurrido en Barracas

Informe p/ Diario La Región

Otro hecho de sangre conmueve a nuestra comuna, esta vez en Barracas.

El hecho sucedió anoche alrededor de las 21, en el cruce de las calles Herrera y Río Cuarto, donde hay una subida a la autopista 9 de Julio Sur para cruzar el nuevo Puente Pueyrredón rumbo a Avellaneda.

La víctima fue identificada por la Policía, como el ayudante de segunda Luis Alves Teixeira (45), quien hacía tan sólo seis días había empezado a realizar tareas de vigilancia en el denominado operativo de seguridad «Cinturón Sur», en la jurisdicción de la comisaría 30a. de la Policía Federal (PFA)

Desde la Prefectura informaron que Alves Teixeira era casado, tenía cuatro hijos y llegó a Buenos Aires para sumarse a tareas de seguridad ciudadana desde la delegación de la ciudad correntina de Santo Tomé.

La fuente policial informó que al lugar se aproximó un auto Volkswagen Gol color rojo con dos hombres, uno de los cuales bajó del vehículo y sorprendió por la espalda al suboficial.

Los testigos contaron que el delincuente se acercó al efectivo de Prefectura cuando éste estaba de espalda y, sin mediar palabra, lo ejecutó de un tiro en la nuca.

El suboficial murió en el acto al recibir el balazo en la cabeza y el asesino aprovechó para quitarle la pistola reglamentaria calibre 9 milímetros que portaba en la cartuchera de su cinturón.

Tras el ataque, el autor del crimen volvió a subirse al auto y junto a su cómplice huyó llevándose el arma de la víctima, una pistola marca Pietro Beretta, calibre 9 milímetros y con 15 cartuchos, provista por la fuerza de seguridad nacional.

Uno de los testigos contó a los investigadores que el autor material del crimen llevaba colocada una gorra blanca o de otro color claro con visera.

Según informe de Telam, ese testigo fue quien, “tras ver la ejecución, se acercó a Alves Teixeira con intenciones de asistirlo, pero al confirmar que estaba inconsciente y que había perdido gran cantidad de sangre, corrió una cuadra hasta la calle Iriarte y alertó a otros miembros de la PNA que estaban apostados sobre esa arteria.

En pocos minutos, la PFA y la PNA montaron en la zona un amplio operativo para localizar a los asesinos, aunque hasta esta tarde no habían sido detenidos.

Los investigadores hallaron, a unas siete cuadras de la escena del crimen, en la calle Lavadero al 2100, el auto empleado por los delincuentes.

Se trata de un Volkswagen Gol patente FAO966 que tenía pedido de secuestro porque había sido robado en la madrugada previa al hecho, en el vecino partido bonaerense de Avellaneda.

La investigación se encuentra a cargo del fiscal Carlos Donoso Castex, titular de la Fiscalía Nacional en lo Criminal de Instrucción 20, quien le dio intervención a la comisaría 30a. y a la División Homicidios de la PFA.

 Además, El fiscal Donoso Castex trabajó en el lugar del hecho junto a los Peritos de la Unidad Criminalística Móvil en busca de indicios que podrían señalar a los asesinos.