En la Ciudad: Hay tres causas diarias por vender comida trucha en puestos ilegales


puestosAcaso junto a los manteros y las ferias tipo saladitas, la v enta ilegal de comida en las calles es una de las principales actividades prohibidas que se hacen en el espacio público de la Ciudad. La Justicia Contravencional porteña abre casi tres causas por día, y en diferentes investigaciones se logró probar la existencia de redes mafiosas que lucran en la calle y comercializan alimentos que no tienen ni el mínimo control bromatológico, lo que supone un serio riesgo para la salud.

Según una nota publicada en el Diario Clarín, de acuerdo a un informe del Ministerio Público Fiscal (MPF), en el primer semestre de este año los fiscales recibieron 518 denuncias por venta de alimentos y bebidas en las calles, un promedio de 2,8 diarias y un 30% del total de causas que se abrieron por explotación del espacio público sin habilitación. Fueron 252 hechos por venta al paso de comidas, 129 por puestos truchos de verduras y frutas y 66 contra la venta de bebidas, incluidas las alcohólicas. Algunas causas se originaron por denuncias de vecinos y muchas otras por el propio accionar de la Policía Metropolitana o los inspectores del Gobierno porteño.

La zona con más causas fue la Comuna 9 (Liniers, Mataderos y Parque Avellaneda) que concentró un 20% de las causas. En segundo lugar estuvo la Comuna 1 (Constitución, Montserrat, Puerto Madero, Retiro, San Nicolás y San Telmo), con el 15,4%. No parece casual, ya que los lugares preferidos para la venta ilegal de comida son los alrededores de los grandes centros de trasbordo y las zonas comerciales.

Hay dos tipos de venta de comidas truchas, la de verduras y frutas en puestos ilegales y la de alimentos elaborados y bebidas en los alrededores de los centros comerciales. Verónica Guagnino, fiscal de Cámara del MPF, explicó: “En el caso de las frutas y verduras, en su mayoría se trata de gente de nacionalidad boliviana que las cultiva en quintas en del GBA y las trae a la Ciudad con sus camiones, a veces a verdulerías en blanco pero también a organizaciones, muchos peruanos, que abastecen a los puestos truchos y hasta contratan por día a los puesteros”. En este sentido, hay una importante investigación en marcha contra una red de puestos truchos en Palermo y Belgrano (ver Investigan…).

El segundo tipo es la elaboración clandestina de viandas que le son ofrecidas a los manteros de las calles o los puesteros de ferias saladitas, casi como un servicio de catering, y también la venta de bebidas y golosinas a esta gente o al público en general. Es que la venta de comida y la de ropa o juguetes en la calle están muy entrelazadas, no sólo porque tienen una dinámica muy similar sino también porque hasta suelen hacerla las mismas personas, y así no es raro encontrar que el mismo puestero un día venda ropa y al tiempo venda comia, o incluso que en un mismo puesto ofrezcan golosinas y CD falsos.

Son organizaciones claramente mafiosas. “Entre los acusados hay gente con causas abiertas por secuestro extorsivo o con condenas de prisión efectiva por homicidio simple. También se comunican con teléfonos robados, entre otras cosas”, explicó la fiscal Guagnino. Varios de los acusados tienen autos de lujo y otras propiedades a su nombre, o se van de vacaciones al exterior.

Hace poco hubo operativos coordinados por el MPF, la Metropolitana y el Gobierno porteño que tuvieron resultados importantes. Por caso, en Boulogne Sur Mer al 300 allanaron tres cocinas clandestinas que funcionaban en un local clausurado. En tanto, en Sarmiento al 2900 clausuraron un local que era usado como depósito de alimentos sin autorización, causa por la cual hubo cuatro condenados que tuvieron que pagar una multa de $ 100.000, y otro que tuvo que realizar una probation (limpiar una escuela durante dos meses). También hubo un caso en Sarmiento al 3000 de un quiosco legal pero que también funcionaba como fachada para un depósito trucho de comida, y por el cual tres personas tuvieron que pagar $ 70.000 de multa.

Hace pocos días hubo otro caso: en una playa de estacionamiento de Perón al 2800, debajo de la terminal del Sarmiento en Once, encontraron un depósito trucho con más de 1.500 kilos de pescado podrido. “La venta ambulante de comida es grave por las consecuencias para la salud y porque quienes ejercen esta actividad forma ilegal lucran privatizando de hecho un espacio que es de todos”, aseguró el fiscal general porteño, Martín Ocampo.