San Telmo: Una joven de 29 años fue encontrada muerta, estrangulada y con puñaladas, en su departamento


Una diseñadora de 29 años fue encontrada muerta, estrangulada y con puñaladas en su casa del barrio porteño de San Telmo, indicaron fuentes policiales. Según La Nación, el crimen fue descubierto el sábado. La víctima fue identificada como Celina Bergantiños, una diseñadora de interiores que trabajaba en un local de la marca Boussard del shopping Buenos Aires Design de Recoleta.

El hecho ocurrió en un PH ubicado en la calle Bolívar 743. Allí, el homicida además robó dinero y una computadora, informaron los voceros.

En un principio se informó que hallazgo del cadáver se produjo porque los vecinos llamaron a la policía por un fuerte olor a gas que provenía del departamento de la mujer, ubicado al fondo del pasillo común, en el primer piso, donde nadie respondía.

Sin embargo, fuentes de la investigación aclararon hoy a Télam que fue un podador de árboles quien, trepado a una escalera, llegó a ver el cuerpo ensangrentado por una ventana y alertó a la policía.

Cuando los efectivos de la comisaría 2da. llegaron a la vivienda y abrieron la puerta, hallaron a Bergantiños asesinada y notaron que el autor del crimen había dejado la llave de gas de la cocina abierta.

«Creemos que el asesino dejó el gas abierto para asegurarse la muerte de la joven. Algunos vecinos declararon que sintieron olor a gas desde el viernes a la noche», dijo a Télam un jefe policial.

La víctima presentaba varias lesiones cortantes en el cuello, por lo que en un principio se pensó que había muerto degollada.

Sin embargo, fuentes de la investigación revelaronque la autopsia determinó que la causa de la muerte fue una asfixia, que la víctima tenía signos de estrangulamiento manual y que los cortes en el cuello fueron superficiales.

Los investigadores también detectaron que el armario del departamento estaba todo revuelto, como si el asesino hubiese buscado efectos de valor. Algunos allegados ya declararon ante la policía y se pudo determinar que faltaba una computadora personal de la víctima y alguna suma de dinero que la diseñadora tenía ahorrada en dólares y euros, la cual estaba guardaba en uno de los cajones revueltos y no fue hallada.

La policía determinó que ninguno de los accesos, ni la puerta de calle, ni la departamento, estaban violentadas, por lo que se cree que el asesino era conocido de la víctima o logró ingresar a la casa con algún engaño.

El crimen es investigado por la fiscalía de instrucción N 39, a cargo de María Paula Asaro, la misma fiscal que actúa en el crimen de Angeles Rawson , quien convocó a trabajar a la pesquisa a la División Homicidios y la comisaría 2da. de la Policía Federal