El Club Comunicaciones y un destino incierto


La situación del club Comunicaciones sigue sin definirse y la resolución del conflicto podría demorarse hasta fin de año. El Gobierno porteño apeló el fallo que le entregaba el predio a la Mutual de Camioneros , y ahora la Cámara de Apelaciones en lo Comercial debe decidir si mantiene la postura original del juez que manejó la quiebra de la entidad o si acepta la propuesta del Estado porteño, por la cual la institución pasaría a manos de los socios.

El 6 de diciembre, el juez en lo Comercial Fernando D’Alessandro decidió que el club, en quiebra desde 2000 , pasara a manos de la Mutual del gremio que manejan Hugo y Pablo Moyano. A cambio, el organismo del sindicato de Camioneros se comprometió a cancelar la deuda de $ 12 millones con los acreedores y prometió invertir otros $ 40 millones en mejoras para las instalaciones. Además, aceptó incorporar a los 2.900 socios de Comunicaciones y no cobrarles la cuota durante el primer año, lo mismo que a los vecinos que vivan a diez cuadras a la redonda y quisieran asociarse. En total, la inversión sería de $ 55.301.064.

Con esta medida, el juez desechaba una oferta que hizo llegar el Ejecutivo, apoyada por una ley sancionada por la Legislatura con el apoyo de todos los bloques. Esa propuesta consistía en cancelar la deuda e invertir otros $ 14 millones para la construcción de un microestadio, que ocuparía 6 de las 17 hectáreas del predio, ubicado en el corazón geográfico de Buenos Aires. Además, la Ciudad se comprometía a devolverle el manejo del club a sus socios por 99 años.

Pero D’Alessandro entendió que la oferta de la Mutual era mayor. Sin embargo, el Gobierno porteño apeló. Paula Villalba, directora de Legal y Técnica del Ministerio de Desarrollo Económico de la Ciudad, explicó: “Entendemos que Comunicaciones es un bien de los socios y los vecinos, que tiene que estar abierto incluso para que puedan practicar deportes los chicos de las escuelas de la zona. Por eso estamos convencidos de que no puede quedar en manos de una entidad particular . Además, nuestra oferta también propone cancelar la deuda con los acreedores, que es en definitiva el objetivo de la quiebra”.

La causa cayó en la Sala D de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial. Según estimaron desde el Gobierno porteño, recién habría una resolución hacia fin de año. Mientras tanto, Camioneros no puede tomar el club, que sigue administrado por un síndico judicial.

Para la gente del club, se trata de un alivio parcial, porque no está descartado que Comunicaciones finalmente sea adjudicado al gremio de los Moyano. Por eso quieren otra solución. “En la Legislatura hay un proyecto de ley para declarar el club de utilidad pública y expropiarlo, por el valor de la deuda o incluso por el total de la oferta que hizo la Mutual. Tiene el apoyo de la oposición y de parte de PRO, pero falta que se defina la voluntad política del macrismo”, explicó Ariel Venneri, socio de la institución.

Comunicaciones fue fundado en 1929 como club para los empleados del Correo Central. Pero, como sucedió con muchas instituciones deportivas, a comienzos de la primera década del siglo XXI quebró, con un pasivo de $ 21 millones que fue reducido por el trabajo de los socios, quienes consiguieron desde condonaciones impositivas hasta planes de pago por deudas previsionales. Pese a los inconvenientes, la institución sigue funcionando con actividades deportivas y sociales de las que participan los vecinos del barrio .

El temor de los asociados es que, pese a que hoy está prohibido, a futuro el predio pueda ser usado para algún desarrollo inmobiliario. Es que, según una cotización de la propia Ciudad, el terreno vale al menos 167 millones de dólares . Por eso la gente realizó numerosas manifestaciones en el barrio.

De quedar en manos de la Mutual de Camioneros, habría que definir qué pasará con el equipo de Comunicaciones que juega en el torneo de fútbol de la B Metropolitana.

En su fallo, D’Alessandro dictaminó la transferencia de los “bienes, instalaciones y derechos”, lo que incluiría la ficha para participar en el campeonato. Como en definitiva se trataría de una privatización, algunos entienden que Camioneros podría contar con un equipo, aunque incluso lo bajaran de categoría. Pero otros dirigentes del club entienden que la AFA y la FIFA no permiten la transferencia de una plaza en un torneo, con lo cual se trataría de un error en el fallo judicial.