Misceláneas desde La Boca, para meditar, recordar y sonreír

 

LR.-    Marineros de agua dulce,   como les llaman, pero acorazados contra la críticas de  los “continentales” y las presuntas o   reales peripecias de la vida familiar,   más de uno ha dudado de cambiar la vida   de un rutinario departamento por las inefables aunque a veces escasas comodidades de un velero amarrado en   puertos cercanos al ámbito ciudadano.

Los émulos de Vito Dumas se desenvuelven en ámbitos estrechos que carecen de energía eléctrica y de otras   comodidades elementales, mas, a cambio, gozan con  los beneficios de la vida en contacto con la naturaleza.  Uno de los adelantados fue, hace años, el ex cantante

Billy Caffaro, que a fines de la década  del ’50 arremetió con la versión castellana del tema “Pitty, Pitty” y logró un  éxito tan fulminante cómo fugaz.  Después, siguieron otros “libertarios” aunque no con residencia “ful1  time”, ya que actualmente abundan  abogados, arquitectos y periodistas,  que “mueren” por un pedacito de río  en donde amarrar el yate y dedicarse  a ver pasar la vida acompañados por  el canto de los pájaros ribereños y, a  veces, ¿por qué no?, el de alguna  sirena.  Algo de razón tendría Caffaro cuando decía que “lejos  del ruido, navegando por el interior de mi mismo, al  arrullo de las olas, me siento inmensamente felíz”

* DE PIRATAS  Un pendenciero, pasado en copas, entra resueltamente en  un bar donde una serie de parroquianos está bebiendo  copiosamente. Revólver en mano intimida a los demás:  -Salgan todos los sinvergüenzas, si no desean que los mate  como a perros.  Ante semejante actitud, todos se van levantando y lentamente salen. Sólo un inglés queda en silencio paladeando  su copa  -Usted, ¿qué hace? ¿En qué piensa?  -En que los sinvergüenzas son más de los que uno supone.

*MATRIMONIO  La mujer propone al marido divertirse en grande  esa noche, pues cumplen años de casados.  -¡Estupenda idea, querida-responde el marido encantando por el ofrecimiento.  -Está bien, mi amor; dejá la luz del vestíbulo encendida si regresas antes que yo.

*¿LIMPITOS? ¿Qué opinarán los miles de visitantes de La Boca, que diariamente transitan sus hermosos parajes, cuando comprueban que algunas esquinas son “basureros” en donde los vecinos arrojan toda clase de desechos?  ¿Esa es la pulcra imagen que dicen haber popularizado los  pobladores de dos de las comunas más progresistas de la ciudad? ¿O es la muestra de irresponsabilidad de los vecinos que creen que la fórmula para vivir bien es  hacer vivir mal a los demás?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *