Las altas temperaturas dificultan el sueño

 

Dor­mir, en ve­ra­no, cons­ti­tu­ye pa­ra los ha­bi­tan­tes de es­tas la­ti­tu­des, acos­tum­bra­dos a tem­pe­ra­tu­ras me­dias y la con­sa­bi­da ba­ja de la tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te, un ver­da­de­ro tor­men­to.

En los úl­ti­mos años, y tal vez por el re­ca­len­ta­mien­to del pla­ne­ta, el cli­ma ur­ba­no per­ma­ne­ce in­va­ria­ble du­ran­te las ho­ras de­di­ca­das al sue­ño y au­men­ta las mar­cas mí­ni­mas.

Es cuan­do apa­re­cen los so­fo­co­nes, los mo­vi­mien­tos con­vul­sos en la ca­ma, las in­te­rrup­cio­nes del ci­clo na­tu­ral que mo­di­fi­ca cur­vas y com­por­ta­mien­tos.

Si la si­tua­ción per­sis­te por va­rios días, el cuer­po en­tra en lo que se de­no­mi­na “dé­fi­cit de sue­ño” y se de­sa­pro­ve­chan de dos a tres ho­ras dia­rias que de­bie­ran ser de­di­ca­das al re­po­so.

Se acu­de a los ven­ti­la­do­res, pe­ro es­tos no siem­pre cum­plen con su co­me­ti­do, por­que lo que ha­cen es aven­tar el ai­re ca­lien­te que re­ci­ben y lo re­dis­tri­bu­yen.

El ai­re acon­di­cio­na­do, en cam­bio, in­su­me gas­tos que no to­dos es­tán en con­di­cio­nes de afron­tar, pero es en estos días, la solución más viable ante la intensidad del calor .
Pa­ra po­der dor­mir co­rrec­ta­men­te la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral re­que­ri­da es de un gra­do a gra­do y me­dio me­nor a la me­dia nor­mal, pues de lo con­tra­rio se in­gre­sa en esa zo­na de tur­bu­len­cias, ma­les­tar ge­ne­ral, do­lor de miem­bros, ex­ci­ta­bi­li­dad y mal hu­mor.

Pa­ra adap­tar­se a la si­tua­ción es con­ve­nien­te co­mer li­via­no por la no­che, elu­dir la in­ges­ta de car­nes ro­jas y el con­su­mo de al­co­hol, y op­tar por tar­tas, pas­tas sin re­lle­no, abun­dan­tes en­sa­la­das ve­ge­ta­les, pes­ca­dos de car­nes ma­gras, ju­gos de fru­ta (nun­ca be­bi­das a ba­se de co­la, ya que la ca­feí­na que con­tie­nen cons­pi­ra con­tra el des­can­so) y agua fres­ca en re­gu­lar can­ti­dad.

Si se pue­de, con­vie­ne ha­cer una cor­ta sies­ta (de 45 mi­nu­tos a una ho­ra), os­cu­re­cien­do la ha­bi­ta­ción pa­ra evi­tar el in­gre­so de ca­lor. Pa­ra dor­mir, uti­li­ce una pren­da de al­go­dón li­via­no, por­que de esa ma­ne­ra la ro­pa ab­sor­be­rá la trans­pi­ra­ción.

Si lo ha­ce des­nu­do, los lí­qui­dos cor­po­ra­les pa­sa­rán a las sá­ba­nas, que de­be­rán ser de al­go­dón o hi­lo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *