El IVC realizará mejoras en el Barrio Illia de Pompeya

 

p/LR.-

Los integrantes del Barrio Illia están de parabienes. El IVC ( Instituto de Vivienda de la Ciudad,  organismo responsable de la política habitacional en Buenos Aires) realizará trabajos de mantenimiento y reparación, tales como mejoras en la red pluvial, reconstrucción de veredas, etc. según un informe presentado, contando para ello con un plazo de seis meses y un presupuesto de $3.446.341.

“El Barrio Illia es un conjunto de viviendas sociales construido como parte de un plan de erradicación de villas de emergencia en el barrio de Nueva Pompeya.”

Estos trabajos incluirán el sector comprendido entre Riestra, Agustín de Vedia, José Barros Pazos, Camilo Torres y Tenorio, Ana María Janer, Azul, Crespo y Blanco.

La licitación ya aprobada, está en vías de su adjudicación.-

Del Barrio Illia

Se construyó a partir de un asentamiento, después de ser aprobado el proyecto en 1984  donde distintos arquitectos pertenecientes al Instituto de la Vivienda y su equipo técnico y, esto es lo insólito,  con la colaboración de gente del mismo asentamiento, se levantó en el predio que ocupaba la villa, que hoy es conocida como la Villa 1-11-14.

Se construyeron, a diferencia de otros proyectos similares, casas bajas en lugar de las torres de monoblocks usuales en estos casos, y se terminó en 1988. Fueron construídas en 7 hectáreas de terreno y.es un total de  614 casas con 42.000 m2 cubiertos

Según informe”

Sus tres calles fueron trazadas con la cuadrícula tradicional, con la voluntad de integrar al barrio a su entorno. Se proyectaron cuatro manzanas rectangulares y una trapezoidal con una plaza pública, y senderos de uso peatonal entre las viviendas.

Las construcciones fueron concebidas como dúplex, siendo cada una dividida en dos partes y formando tiras de desarrollo horizontal. Cada casa contó con un jardín delantero y un patio trasero y con el objetivo de lograr una identificación más fácil de las viviendas por sus futuros propietarios, se diseñaron 3 formas distintas de porches de acceso.

Las plantas bajas de las viviendas alrededor de la plaza fueron destinadas a pequeños comercios, que podían o no pertenecer al futuro propietario de la vivienda que se encontraba en la planta alta de las mismas construcciones. Además, el barrio contó con un centro comunitario, y la guardería proyectada nunca fue concretada.”

Desde el pasado año, el Instituto comenzó a preocuparse la situación de este Barrio mediante trabajos de mejoras, mantenimiento y urbanización. También se entregaron escrituras de las propiedades  en el plan denominado “Mi propiedad”, por el cual las familias pueden acreditar la titularidad sobre el lugar que habitan asegurándose así la estabilidad habitacional actual y futura.

Esta actitud del IVC se puso en práctica desde hace cinco años atrás, y la idea es proseguir entregando escrituras a los integrantes del Barrio illia que aún no han sido favorecidos con el antedicho programa.

“A través de la escritura pasamos a ser realmente propietarios y el inmueble se conforma como la base del patrimonio de cada familia, tanto para ustedes como para sus hijos. Sabemos la importancia de tener un título de propiedad de una vivienda y estamos orgullosos del trabajo conjunto para lograr la Regularización Dominial de sus casas” expresaba el arquitecto Roviralta, uno de los hacedores del proyecto desde sus inicios.

De esta manera se logró que cientos de familias pudieran lograr una vivienda digna sin inquietud por un futuro incierto.

Además este ordenamiento de escrituras puede ayudar para solucionar el grave problema que tuvieron varios vecinos, quienes ya hicieron la denuncia, de la cual se está ocupando la Fiscalía 13, que corresponde a la comuna donde está situado el barrio.

En dicha denuncia, los vecinos declaran que bandas narcos se apropian de las viviendas, echando violentamente a sus legítimos moradores e impidiéndoles volver.

Una de las formas de evitar esta usurpación es mediante la entrega de escrituras que es también una manera de identificar a los legítimos dueños de las propiedades.

Y la otra es el mantenimiento que permita la libre circulación por el interior del barrio, para que así  las fuerzas de seguridad puedan transitar libremente y ocuparse del cuidado de los vecinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *