Daniel López Rosetti y el mal de nuestra época: El stress

 

p/LR.- La ajetreada vida que llevamos, a veces cobra factura a nuestro cuerpo y a nuestra mente.

El mal que nos aqueja hoy, es el estrés. Culpable de múltiples síntomas que, no por difíciles de diagnosticar son menos invalidantes se ha convertido en la enfermedad de la época. Por eso, buscamos soluciones en un especialista en el tema, el Dr. Daniel López Rosetti

En algunas ocasiones las personas suelen tener pensamientos distorsionados que no corres- ponden con la realidad y afectan su calidad de vida. En el Programa de Manejo del Estrés (PROMES) se enseñan gratis técnicas para controlarlos.
El médico Daniel López Rosetti expresó que “al reconocer este tipo de pensamientos y modificarlos se gana calidad de vida porque se evitan manifestaciones como taquicardia, ansiedad, miedos y alteraciones del sueño”.
El especialista en estrés contó que existen pensamientos deformados que se llaman “filtraje”. Y lo ejemplificó: “Un jefe felicita a su empleado por una tarea pero le dice que habría que modificar tal punto. Entonces, la persona filtra todo lo bueno y se queda con lo malo dando vueltas en su cabeza. Eso tiene una traducción biológica que genera estrés”.
Rosetti dijo que otro pensamiento distorsionado es ir a los extremos. “A veces tomamos las cosas que pasan como buenas o malas, blancas o negras y no admitimos grises. Es necesario aprender a ser flexibles. El cambio positivo es notable”.
Entre las técnicas para modificar esas reflexiones, el médico aconsejó: “Lo mejor es detenerse un instante, pensar y sentir porque en la dinámica cotidiana no se pueden ver las cosas tal como son. Está científicamente comprobado que con darle tiempo a la mente y a las emociones para reflexionar podemos cambiar el color de las cosas”.
López Rosetti señaló cuatro variables sencillas a tener en cuenta. “Estar tranquilo, no engancharse con temas negativos, resolver, y en último término aprender a entender que -como en una partida de naipes- hay que aceptar las cartas que nos tocan y trabajar con ellas”, concluyó el jefe del Servicio de Medicina del Estrés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *